martes, 1 de octubre de 2013

Me duele


Las Buenas Conciencias
Adolfo Flores Fragoso

  • Algo que nos identifica al actual gobernador de Puebla y a mí, es que no nos gusta que nos corrijan...
Algo que nos identifica al actual gobernador de Puebla y a mí, es que no nos gusta que nos corrijan.
La diferencia es que yo puedo escuchar argumentos y ceder.

Él no.

Una cosa es el gusto y la complacencia; otra, la inteligencia prudente, que es la mía.

Me comentan que él fue educado fuera de su familia, incluso de su ciudad, y de Puebla.

No lo puedo asegurar.

Lo cierto es que yo estoy criado en los hábitos de esta ciudad y de los pueblos cercanos que nos siguen alimentando en todos los sentidos.

Es lo que me engrandece frente a él.
Porque mediocre no soy.

Y no por mí: es por la educación inculcada de amor a mi ciudad y cada una de sus casas y habitantes.

Esta introducción, que en realidad es el argumento central y definitivo de mi texto, la escribo porque mi ciudad y mi estado —Puebla— me duelen.

Es algo que he escrito siempre, y siempre lo he vivido: cada casa, cada edificio, cada vecindad y cada construcción al punto del colapso son patrimonio histórico de mi ciudad que, al caer muertas por la picota, matan la vivencia de cada uno de sus habitantes y vecinos.

Son espacios —más que “hermosos y maravillosos”— tenedores de información privilegiada y que significan el último vínculo de comunicación con nuestra historia lejana e inmediata

Tanto de poblanos de cepa como de especialistas en patrimonio edificado que lo saben.

Están matando a mi ciudad, y me duele.

Y me duele que en la madrugada de un 21 de septiembre estén demoliendo internamente un edificio de la 8 Oriente, al igual que otro en la 3 Oriente al mismo tiempo, y que esclavicen a obreros bajando fierros bajo un aguacero interminable para construir un teleférico que nadie ha pedido sobre la 12 Oriente de la ciudad de Puebla, sólo para alimentar la soberbia de un insensato, una suerte de Bozzo poblano.

Están matando a mi ciudad, y me duele, sin que nadie establezca posturas ni pronunciamientos oficiales al respecto, lo que habla de una velada complicidad y hasta regocijo por la destrucción del patrimonio.

Yo le apuesto a valorar lo imposible, pero nunca a promover lo absurdo e irracional contra mi ciudad.

Y me duele.

lasbuenasconciencias@yahoo.com.mx
Twitter: @floresfragoso