lunes, 23 de septiembre de 2013

Los rostros


Las Buenas Conciencias
Adolfo Flores Fragoso
 
  • En pocas palabras: carita mata a los rostros del hambre.
Hace unos meses leí la noticia de una mujer que fue detenida por robo en un supermercado.

Llamó mi atención la fotografía de su rostro angustiado, muy triste, indefenso, casi en un trance de pánico que remataba con una exagerada inflamación en párpados y mejillas, características de haber estado en llanto prolongado.

Lo robado por esta joven me movió a investigar más y, con los datos en la mano, fui al mismo súper donde cometió el delito.

Comparto el botín: un biberón de 120 ml de 28 pesos, una leche en polvo en lata de 350 gr de 98 pesos, y unas toallitas con aceite para bebé de 15 pesos. Total, 141 pesos el monto del robo.

Me angustió saber que la madre “ladrona” había confundido las toallas con un paquete de pañales para su pequeña niña y, según el personal de vigilancia, el hecho de que nunca se opuso a su detención: fue remitida más bien por el escándalo que armó cuando pidió a los patrulleros que la dejaran ir a dar de comer a su bebé.

El relato nos muestra el rostro real en la que los mexicanos y poblanos vivimos la pobreza en la actualidad.

No es un asunto de cifras, de estadísticas, de calidad de vida, de pisos de cemento o de generación de proyectos productivos únicamente.

Hay hambre, y esa es la primera y más grave de las manifestaciones de la pobreza.

Y hay hambre porque no hay empleo. No tenemos empleo porque no cumplimos con los parámetros exigidos de educación y capacitación para obtenerlo.

No hay educación ni capacitación porque en la lógica del pobre —fomentada por los propios gobiernos— hay asuntos prioritarios que exigen soluciones inmediatas de vida. Pero ni siquiera eso: las soluciones inmediatas a los problemas de hambre, nulo trabajo y falta de educación pueden esperar en tanto que estos asuntos pueden ser ocultados con la imagen de una “gran obra” recién inaugurada para las cámaras de la televisión.

Pero eso sí: puedo apostar que en las estadísticas de enero de 2014, esta madre “ladrona” será un número más que será sumado a las acciones exitosas del combate a la delincuencia en Puebla. En pocas palabras: carita mata a los rostros del hambre.

lasbuenasconciencias@yahoo.com.mx
Twitter: @floresfragoso